TEATRO DE MINACK

Las paredes casi verticales de los acantilados de Cornwall a la altura de Porthcurno están horadadas pero no por el golpeteo constante de las olas como cabría suponer sino por el trabajo humano para dar lugar a un teatro con unas vistas sobrecogedoras. El granito, el mar y el colorido panorama de un jardín exótico hacen del teatro de Minack un lugar inolvidable. La forma de la construcción recuerda a los antiguos teatros romanos. Parece un lugar cargado de historia pero ¿cómo los romanos llegaron hasta aquí y construyeron este teatro que se conserva tan bien? Cuando empiezas a leer sobre sus anales en seguida te das cuenta de la confusión ya que la aventura de este teatro comenzó en 1931 y los romanos aunque sí conocieron estas tierras no se detuvieron en ellas para construir ningún teatro. La grandiosa historia que buscas se convierte en una biografía, la de su constructora, proyectista y financiadora: Rowena Cade.

Rowena nació en 1893 en Spondon, Derbyshire, donde su padre tenía una fábrica de algodón. Cuando su padre se retira en 1906, se movieron a Cheltenham donde su hermano tenía una casa.  Pero la primera Guerra mundial cambió el curso de la tranquila vida de Rowena y ésta tuvo que irse a Elsenham. Allí vivía en una vieja caravana de pastores y se dedicaba a elegir los caballos enfermos que irían a formar parte de las primeras líneas de fuego en Francia y Bélgica. Después de la Guerra su padre murió y su madre y ella se mudaron a una casa cerca de la bahía de Minack. Allí Rowena descubrió la tierra que luego convertiría en teatro y la compró para construir una casa para ella y su madre. Pronto ofreció el gran jardín de su nueva casa para la realización de producciones teatrales en las que ella participaba cosiendo y diseñando los trajes.

Hay personas que consiguen realizar sus sueños, y ésta parece una de esas historias. Rowena descubrió que le gustaba vivir cerca del teatro y decidió construir uno en su jardín, cambiar los chillidos de las gaviotas por los versos de Shakespeare. Y así diseñó y ayudó en la construcción del lugar que le permitiría disfrutar hasta sus últimos días de grandes obras de teatro. La primera obra que albergó fue “La tempestad” del famoso poeta inglés del que Rowena era una gran admiradora, Shakespeare, y a partir de entonces todos los veranos se abre la temporada con 4 o 5 obras que atraen la atención de amantes del teatro y visitantes del parque natural donde está situado.

3 pensamientos en “TEATRO DE MINACK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s