STONEHENGE

El tiempo otorga a ciertos lugares la magia que les rodea, la solemnidad de una historia que no necesita ser explicada, ni sabida para comprender que fue un sitio importante en otros tiempos. Protagonista de ritos ancestrales, probablemente en nombre de la madre tierra. Stonehenge se erige impenetrable en lo que ahora es el condado de Wiltshire, Inglaterra, pero hacia el 2.500 a.C. cuando este monumento megalítico se alzó aquello no era tal y como lo conocemos, ni siquiera existían países, un recuerdo de una época sujeta a lo terrenal, de unos antepasados que sobrevivían con lo que les rodeaba.

Muchas de las cosas que rodean a Stonehenge son fruto de la  especulación, desde su finalidad hasta la forma en la que se construyó. Para levantar este monumento se transportaron 32 bloques de arenisca desde las montañas de Preseli, al suroeste de Gales y la piedra del “Altar” fue traída desde una región cercana a Milford Haven. Sigue discutiéndose sobre las posibles maneras de trasladar semejantes pesos en un tiempo donde la rueda aun era un misterio por descubrir.

Su finalidad también se ignora pero la curiosidad humana ha hecho que durante siglos especulemos sobre la posibilidad de su utilización como templo religioso, monumento funerario u observatorio astronómico. La última hipótesis cobra vida debido a que en el solsticio de verano, el sol sale justo atravesando el eje de la construcción lo que evidencia los conocimientos de astronomía de sus constructores. Además, en el lugar han sido encontrados 240 enterramientos de restos humanos datados en el año 3030 y 2340 a.C. Si tenemos en cuenta el largo periodo de tiempo al que nos referimos el número de enterramientos es poco por lo que se supone que era el lugar de reposo de personas escogidas. Para los paganos, en muchas culturas, la piedra era el símbolo de “lo eterno”, probablemente esto se debía a su permanencia mientras todo cambia. Las rocas servían para marcar o delimitar puntos energéticos terrenales y hasta para albergar espíritus elementales.

Todos estos datos nos llevan a lo más terrenal del hombre, a la vida y la muerte, las estaciones y las estrellas. Fue un lugar sagrado y sigue siéndolo como memoria de un tiempo desconocido y primitivo del que se nos escapan sus significados.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s