PURMAMARCA, UN PUEBLO DE COLORES

Hay lugares en el mundo que asombrosamente tienen una concentración de belleza altísima de acuerdo a su tamaño y hoy voy a hablar de uno de ellos: Purmamarca. Este pequeño pueblito se encuentra en el departamento de Tumbaya, en la provincia argentina de Jujuy, que delimita con Bolivia. Un lugar tranquilo, muy tranquilo, en el que las tardes transcurren bañadas por un sol agradable y una sensación de atemporalidad. cuando baja el sol y se llenan las barrigas comienzan las peñas a tocar zamba, chacarera y más folklore que habla de las gestas que ocurrieron en la quebrada de Humahuaca y de la belleza que la pachamama diseñó para estos parajes.purmamarca 059

La plaza de armas esta decorada con puestos de artesanías en los que destacan muñecas de trapo, mates y awayos. Los visitantes y pobladores pasean entre los puestos con el termo bajo el brazo, miran y se abrigan a la sombra de algún árbol a tomar mate en compañía. Pero la mejor sombra de Purmamarca es, sin duda, la que ofrece el algarrobo milenario que con sus sinuosos brazos intenta abrazar la plaza. La iglesia que se encuentra enfrente del algarrobo fue construida en el año 1648 con paredes de adobe y el resto de madera de cardón, que puebla todas estas quebradas.purmamarca 045

Lo que realmente hace especial a Purmamarca es el paisaje que la rodea. Justo de detrás del pueblo se levanta majestuoso el cerro de los siete colores. Desde hace mas de 600 millones de años la naturaleza ha ido depositando en este preciso lugar sedimentos marinos, lacustres y fluviales, debido a toda esta variedad cada capa tiene un color diferente. Para poder admirar bien el paisaje es recomendable hacer el camino de los colorados que son apenas cuatro kilómetros, rodea los cerros y te introduce en un mundo de tonalidades. La primera parte del camino esta protagonizada por el cerro de los siete colores del que es imposible despegar la mirada porque siempre se descubre algo nuevo. Luego el horizonte se vuelve rojo y se llena de cerros y formas que parecen derretirse, como hormigueros gigantes. Los artesanos toman de esta zona la arcilla con la que luego moldean los elementos de cocina y demás objetos que venden en la feria. Otro paseo desde el que puede verse en su plenitud el pueblo con el cerro detrás es cruzando el puente y subiendo al cerro morado. purmamarca 035

La cantidad de colores y matices de las montañas es explicado por los habitantes diciendo que un pintor olvidó su paleta entre los cerros. Otra historia que circula por Purmamarca es que hace muchos años los niños del pueblo comenzaron a insistir a los mayores en que el paraje que les rodeaba carecía de belleza. Los adultos no les prestaron mayor atención y los niños entonces decidieron pintar los cerros ante el asombro de la población que un buen día se despertó entre todos estos colores.purmamarca 050

COPLITAS DE PURMAMARCA

Letra: Joaquin Burgos
Música: Nicolas Lamadrid

Pueblito churito, velay
carita pintada
no hay otro tan lindo
como Purmamarca.

Ahicito cerquita, velay
alhaja mi tierra
madruga colores
arenal y piedra.

Despiertese mi cielo
amañito
para quepir un sueño
los dos solitos
cantando, bailando se van
las penas rodando
Ay! duende del cerro
lapa su sombrero.

Trajina la noche, velay
ponchito de estrella
arriba la luna
carita morena.

De lejos cholita, velay
mensajes del alba
tu espejo me dice
para que mañana.
purmamarca 016

3 pensamientos en “PURMAMARCA, UN PUEBLO DE COLORES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s