EL ETERNO OTOÑO DE LA FAGEDA D’EN JORDÀ

Una de la peculiaridades de este hayedo es que se levanta a una altitud de 550 y 650 metros. Foto: Sara Gordón

Una de la peculiaridades de este hayedo es que se levanta a una altitud de 550 y 650 metros. Foto: Sara Gordón

Los caminos se enredan entre las hayas guiando al caminante distraído una y otra vez al mismo lugar, como si el tiempo y las estaciones no tuvieran cabida en este hayedo. En la comarca volcánica de la Garrotxa a tan sólo 5,5 kilómetros de Olot, en Girona, el horizonte se convierte en un eterno otoño. Los hayedos siempre tienen esta particularidad de atemporalidad que de manera irremediable te evade del mundo.

El suelo es muy irregular debido a la lava. Las prominencias pueden alcanzar los 20 metro de altura. Foto: Sara Gordón

El suelo es muy irregular debido a la lava. Las prominencias pueden alcanzar los 20 metros de altura. Foto: Sara Gordón

Las hojas forran con su crujir la lava que hace más de 11.000 años el volcán de Croscat derramó sobre sus faldas. La violencia de su lejana erupción ha dejado cicatrices en su aspecto, el Croscat parece una montaña sin un cuarto, como si algún gigante se hubiera comido una porción de tarta.

Antes de declararse esta zona Parque Natural de la zona volcánica de la Garrocha este  volcán estuvo dedicado a la explotación de gredas, para la producción de ladrillos y pistas de tenis. Foto: Sara Gordón

Antes de declararse esta zona Parque Natural de la zona volcánica de la Garrocha este volcán estuvo dedicado a la explotación de gredas, para la producción de ladrillos y pistas de tenis. Foto: Sara Gordón

La colada de lava y el cráter tienen una extensión de unos 20 km2. Foto: Sara Gordón

La colada de lava y el cráter tienen una extensión de unos 20 km2. Foto: Sara Gordón

Seguimos caminando por la Garrotxa y nos encontramos otro volcán, éste permanece entero aunque la vegetación esconde su cráter como si fuera un tesoro. El volcán de Santa Margarida oculta en su interior una boca de 2.000 metros en cuyo centro se erige solitaria una ermita románica.

Tiene 682 metros de altitud. Foto: Sara Gordón

Tiene 682 metros de altitud. Foto: Sara Gordón

Su última erupción data de hace 11.000 años. Foto: Sara Gordón.

Su última erupción data de hace 11.000 años. Foto: Sara Gordón.

Y así a cada paso vamos descubriendo pequeñas montañas que encubren volcanes, que cansados duermen y dejan que la vegetación esconda su pasado convulso. Y de tanto desorden surgió la Fageda d’en Jordà para olvidar ese tiempo pasado y el que viene, para permanecer cuando todo se haya ido, para invitar al caminante a dejar el reloj a la entrada donde todo es real.

Las hayas suelen alcanzar los 35-40 metros. Foto: Sara Gordón

Las hayas suelen alcanzar los 35-40 metros. Foto: Sara Gordón

7 pensamientos en “EL ETERNO OTOÑO DE LA FAGEDA D’EN JORDÀ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s